El Palo Monte, o Palo Mayombe, supone un culto y sistema mágico-religioso traído a Cuba por los esclavos africanos que fueron esclavizados durante el período colonial y la trata de esclavos. Concretamente el Palo Monte que junto con otras manifestaciones igualmente llevadas a Cuba en condiciones similares, compone una de las vertientes religiosas afrocubanas, fue traído por esclavos en su mayoría procedentes de África Central; actualmente Angola y República Democrática del Congo. Motivo por el cual a menudo el Palo Monte, o Mayombe, es denominado “regla conga” o “tierra conga”, teniendo en cuenta que el denominativo “congo” fue un otorgado a los esclavos que llegaron a Cuba cuyo orígen se rastrea hasta las tribus bantúes de la África pre-colonial.

 

Cuando hablamos de los “bantú” hablamos de un grupo lingüistico compuesto por cientos de etnias que se entroncan bajo esta definición, sin embargo cuando hablamos del Palo Mayombe deberiamos hablar de los bakongo. La etnia de los bakongo (popularmente llamados kongos) se extienden por el centro y la costa atlántica de África extendiendose por tanto a lo largo de los territorios actualmente denominados República del Congo, además de la también conocida República Democrática del Congo y Angola. Su lengua es conocida como Kikongo lengua del orígen-tronco de las familias dialécticas del Niger-Congo compuesta por alrededor de una docena de dialectos.

 

Los primeros rastros de los bakongo proceden del Siglo III con los movimientos de tribus procedentes del sur del continente africano. Su primer contacto con los europeos en la época colonial viene de la mano de los portugueses, entre los cuales encontramos a varios autores sobre los bakongo repartidos entre misioneros, historiadores y etnólogos portuguees. Con la llegada de los europeos también supuso la llegada del cristianismo, a pesar de que muchas tribus africanas ya habían conocido el Islam en etapas previas de su historia. Sin embargo el bakongo tuvo su religión, de carácter animista y mágico-religiosa, que aún hoy pervive y en base a la cual durante el período de la esclavitud llegó a las costas del caribe de mano de esclavos congos destinados a Cuba y Haití. Dicho culto se regía po la veneración de Nzambi Mpungo y la Naturaleza, haciendo un especial hincapié en el culto a los antepasados como facilitadores y emisarios entre el mundo divino y sobrenatural y el mundo de los seres humanos.

 

 

El Palo Monte es un culto enfocado a los ancestros, espíritus y la naturaleza, así como a Mpungo (fuerzas de la naturaleza divinizadas) y Nzambi, el Dios supremo para los antiguos bantúes, así como para los iniciados actuales del Palo Monte. El Palo Monte es un sistema mágico-religioso enfocado en el culto y profundo conocimiento de la naturaleza como foco de culto y de empleo para propósitos mágicos, así como la fuerza de los ancestros y muertos como interventores en la vida del iniciado en favor de este, producto del pacto que se produce entre el vivo y los muertos, entre el vivo y la naturaleza y sus fuerzas ocultas; esto es, debido a las ceremonias iniciáticas denominada Nkimba, y vulgarmente denominado “Rayamiento“.
El iniciado en esta religión además de los beneficios que experimenta en muchos niveles, cuenta con la celosa protección de la Nganga, el eje central del culto. La Nganga es un receptáculo con diversos elementos (secretos) que actua como centro del culto y operatividad del Ngangulero (o palero) tanto para usos de culto a los ancestros y muertos, férrea protección e innumerables nsaras (trabajos mágicos), así como el punto de conexión perenne entre el iniciado y el mundo de los muertos producido tanto por el desarrollo del iniciado así como por los diversos métodos oraculares típicos del Palo Monte y que han sobrevivido ininterrumpidamente a través de los siglos hasta nuestros días actuales.
Producto de la interdependencia de africanos de diferentes procedencias, durante la esclavitud en las islas del Caribe, el Palo Monte junto a la Osha (Santería, el culto a Orisha) han sufrido con el pasar de los siglos una influenciación recíproca producto de la convivencia entre esclavos de diferentes procedencias; particularmente congos (bantúes) y lukumís (yorubas). Sin embargo y en grandes dosis cada religión ha conservado su aspecto de identidad individual a través de los siglos, teniendose en cuenta como religiones totalmente distintas aunque muchas veces ambi-practicadas en Cuba, no siendo nada extraño encontrar personas consagradas a ambos cultos; la regla conga (Palo Monte) y la regla lukumí (Osha, Santería Cubana).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s